Electrodomésticos y eficiencia energética: todo lo que necesitas saber

Electrodomésticos y eficiencia energética: todo lo que necesitas saber

Electrodomésticos y eficiencia energética: todo lo que necesitas saber

Los electrodomésticos suponen una parte importante de nuestro consumo de energía diario en nuestros horarios. Algunos de ellos, como los frigoríficos o los congeladores, funcionan las 24 horas del día, por lo que su consumo es muy notable. Otros, por su parte, tienen un tiempo de funcionamiento mucho más breve, pero la energía que requieren para funcionar es también muy elevada. Por ello, elegir electrodomésticos con eficiencia energética te ayudará a reducir tu gasto mensual en electricidad, al tiempo que proteges el medio ambiente. Gracias a los avances en tecnología, hoy en día podemos encontrar en el mercado multitud de opciones con la máxima calificación energética.

Para saber escoger un nuevo electrodoméstico para tu hogar, debes tener en cuenta los siguientes aspectos reflejados en la etiqueta energética:

  • Clases energéticas. De la A+++ a la D, siendo las categorías A+++ y A++ las más eficientes; las A+ y A las de consumo modera y las B, C y D las de mayor consumo energético.
  • Consumo de energía anual. Se trata de una aproximación en kWh de la cantidad que necesita el electrodoméstico para funcionar a lo largo de un año.
  • Información adicional. Se aporta datos como la capacidad el electrodoméstico o el ruido que emite, normalmente en formato de pictograma.

Además, hay otros aspectos igualmente importantes a tener en cuenta:

  • Tamaño y carga. Cuanto más grande sea el electrodoméstico, mayor consumo producirá. Por este motivo, es importante comprar aparatos con unas dimensiones acordes a las necesidades del hogar para no gastar energía de manera innecesaria.
  • Programas Eco y de ahorro energético. Los programas de ahorro energético optimizan el uso de energía, aunque suelen requerir programas de mayor duración. Es importante distinguirlos de los programas «Eco Time» o similares, que reducen el tiempo del programa a cambio de mayores consumos energéticos, provocando el efecto contrario.
  • Clase Climática. Podemos encontrar 4 clases climáticas para los frigoríficos, siendo necesario que estos se encuentren en un ambiente que esté a la temperatura recomendada para que puedan funcionar de manera óptima. Las categorías que existen son: SN (10ºC a 32ºC), N (16ºC a 32ºC), ST (18ºC a 38ºC) y T (18ºC a 43ºC). Lo habitual en España es adquirir de clase N, aunque en los lugares donde hace más calor puede resultar más conveniente la clase ST.
  • Regulador de temperatura. Los frigoríficos suelen incluir un selector de temperatura o potencia de enfriado. Es aconsejable mantener la temperatura interior de la nevera a 5ºC y del congelador a -18ºC. Si elegimos una temperatura menos o mayor a estas puede afectar a la conservación de los alimentos.
  • Modelos «No Frost». Este tipo de electrodomésticos ayudan a evitar que se acumule hielo y escarcha en las paredes del frigorífico o congelador, lo que produce un efecto aislante, perjudicando al enfriado de los alimentos.

Artículos relacionados

Comparar