Cómo ventilar bien tu casa

Cómo ventilar bien tu casa

Estamos sumidos en la sexta ola de la Covid y es necesario que extrememos todas las precauciones. Puede que hasta ahora no te hubiera tocado de cerca ningún caso, pero estamos seguros de que ahora conoces más de uno. Así las cosas, y en las fechas en las que estamos, te vamos a dar unos consejos para mejorar la ventilación natural de tu casa.

Antes de nada, indicar que, incluso con una puerta o ventana abierta, la ventilación natural puede verse limitada si las temperaturas internas y externas son similares y hay poco viento. Precisamente no estamos teniendo los días más fríos en Asturias, así que vamos a ver cómo asegurarnos de que nuestra casa renueve bien el aire.

Consejos para aumentar la ventilación natural de tu casa:

Si es posible, abre más de una ventana o puerta. La ventilación se puede aumentar aún más a través de la ventilación cruzada, abriendo ventanas (o puertas) en lados opuestos de una casa y manteniendo abiertas las puertas internas.

Abrir las ventanas más altas y más bajas de una casa al mismo tiempo (especialmente en diferentes pisos) también puede ayudar a aumentar la ventilación.

Si tienes ventanas de guillotina doble, puedes abrir la hoja superior de una ventana y la hoja inferior de otra y, así, fomentar la ventilación. Incluso cuando se usa una sola ventana, abrir parcialmente la hoja superior e inferior puede ayudar a mejorar la ventilación.

También puedes usar ventiladores interiores, en combinación con puertas o ventanas abiertas, para aumentar aún más la ventilación. Además de los ventiladores de ventana especializados, los ventiladores de caja o de torre se pueden colocar delante de una ventana. Los ventiladores pueden mirar hacia la ventana (soplando aire por la ventana) o lejos de la ventana (soplando aire hacia la habitación).

Para una ventilación adicional, se pueden usar varios ventiladores para expulsar el aire de una ventana y aspirarlo desde otra. Si usas un solo ventilador, debe estar orientado (y soplando aire) en la misma dirección en la que el aire se mueve naturalmente.

Para ayudar a reducir los riesgos de transmisión aérea, dirige el flujo de aire del ventilador para que no sople directamente de una persona a otra.

Sistemas de ventilación doble cruzada

Todas nuestras viviendas cuentan con un sistema de ventilación doble cruzada con recuperador de energía que, además de mantener la temperatura interior, mejora la calidad del aire y garantiza su salubridad.

Gracias a este sistema de ventilación, se produce un intercambio de calor entre el aire más cálido y el aire más frío. Se cruzan, pero no se mezclan aires de distinta temperatura, consiguiendo recuperar un gran porcentaje de energía usada para la climatización del aire del interior.

Ventajas del sistema de ventilación de doble flujo frente a la ventilación natural:

  • Ahorras energía: al abrir las ventanas, la energía generada para calentar o enfriar el interior de la vivienda se desperdicia.
  • Evitas la incomodidad acústica: si te toca abrir las ventanas y vives en el campo, puede ser hasta bucólico, pero viviendo en el centro de la ciudad, puede ser muy molesto.
  • Evitas la contaminación: nos remitimos al punto anterior. Tener las ventanas abiertas en una ciudad no es solo un foco de contaminación acústica, sino también ambiental.

Ahora, más que nunca, la salubridad del aire interior de tu vivienda debería ser uno de los puntos a valorar a la hora de comprar un piso o una casa. Pero, si no cuentas con un sistema de ventilación cruzada que haga el trabajo de manera automática, no te olvides de ventilar bien tu casa y renovar el aire de manera natural.

Con una buena ventilación, la concentración de partículas de virus en el aire será menor y saldrán de tu casa mucho más rápido. Por eso es de vital importancia que no nos relajemos y que cuidemos estos detalles que, al fin y al cabo, son fáciles de llevar a cabo.

Artículos relacionados

Compare

Introduce el texto