Cómo tu casa puede cuidar de tu salud mental

Cómo tu casa puede cuidar de tu salud mental

¿Cuántas veces al cabo del año dices o piensas «¡Por fin en casa!»? La respuesta a esta preguntar debería ser una, alta y clara: muchas. Nuestra casa es nuestro refugio y es el lugar donde más paz debemos encontrar. Los problemas de ansiedad y estrés se multiplican cada día y los datos de salud mental corroboran que en los últimos dos años no ha hecho sino empeorar (de hecho, serán la principal causa de discapacidad en 2030). Pequeños gestos en casa pueden ayudar a nuestra estabilidad mental: el orden, la limpieza, los olores agradables o las plantas pueden ser nuestros grandes aliados.

Así que hoy vamos a dedicar nuestras líneas a darte algunos consejos para que tu casa te ayude a cuidar de tu salud mental. ¡Toma nota!

Cómo cuidar del bienestar mental en tu casa

Mantén la casa ordenada

Este es un básico imprescindible. Una casa ordenada ayuda a tener una mente ordenada. Las personas que viven en medio del desorden y del caos reportan un mayor índice de cortisol, la hormona que se libera como respuesta al estrés. Y, por si esto fuera poco, el desorden desmotiva y provoca una mayor sensación de cansancio. Un estudio publicado en el British Journal of Sports Magazine demostró la actividad derivada de realizar las tareas del hogar ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad. Al fin y al cabo, es una actividad física y, como tal, ayuda a reducir el estrés, esto no se lo podemos rebatir a los británicos, por tedioso que nos parezca.

La importancia de una buena iluminación

Hemos hablado muchas veces de la importancia de una buena iluminación natural, un elemento fundamental en el bienestar psicológico. Los grandes ventanales suelo techo en las estancias que más tiempo pasamos, como el salón o la cocina, ayudan a que el espacio esté bien iluminado y estemos más a gusto. En viviendas con poca luz natural, es recomendable potenciarla con paredes blancas y cortinas que permitan regularla.

Buenos olores en casa

Las casas bien ventiladas y con buenos olores nos ayudan a reforzar nuestra sensación de bienestar. En el el 77,3% de los hogares se usan esencias o ambientadores.

Las plantas siempre curan

La naturaleza es sanadora y tener plantas en casa siempre ayuda a estar mejor. El verde mejora nuestro bienestar mental y por eso es importante reservar espacios para tener plantas naturales. Si no tienes buena mano con las plantas, esta puede ser la excusa perfecta para empezar a tenerla.

Los desperfectos no son buena compañía

A veces procrastinamos y vamos dejando pasar el tiempo sin arreglar ese cajón que no cierra del todo bien. Es cierto que las rutinas del día nos quitan demasiado tiempo como para llegar a casa y que nos apetezca ponernos a arreglar averías, pero es necesario. Si sabes de lo que estamos hablando, es el momento de levantarse a arreglarlo. Tu salud mental nos lo va a agradecer.

¿Ruidos? No, gracias

El ruido es otro de los grandes enemigos de la tranquilidad doméstica. A veces los vecinos, otras veces el tráfico… Una casa silenciosa en un entorno no bullicioso es otra de las claves para mantener la mente en orden.

Como ves, no son medidas muy difíciles de llevar a cabo y aplicables a cualquier tipo de casa. Nuestra casa es (o debería ser) nuestro oasis y la salud mental es un tema demasiado serio como para no tomarlo en serio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 + cuatro =

Artículos relacionados

X


    Compare