2021, el año de los biomateriales

2021, el año de los biomateriales

Después de estar relegados a experimentos a pequeña escala durante años, los biomateriales se han convertido durante 2021 en una de las principales tendencias para arquitectos, diseñadores y fabricantes en busca de una nueva economía baja en carbono.

La explosión del interés por los biomateriales ha traído consigo una inversión creciente en este campo, lo que ha permitido a sus fabricantes aumentar sus capacidades de producción al tiempo que han podido reducir sus precios, lo que hace que la gama de biomateriales en oferta sea más accesible y diversa.

Esto supone que, si pensamos en términos de materiales sostenibles para la construcción, pensemos más allá de la tradicional madera y podamos estar hablando de usar cáñamo, aislamientos de micelio o revestimientos de algas marinas.

El uso de biomateriales está pasando de ser una moda o tendencia a hacerse realidad. Y es que, al final, muchas veces hay que volver a los inicios, ya que este tipo de materiales estuvieron en los orígenes de la civilización. Antes de ser marginados por los materiales sintéticos con el advenimiento de la era industrial, los seres humanos utilizaron los materiales biológicos derivados de plantas, animales y otros organismos vivos para construir el mundo que los rodeaba.

Ahora, con el exceso de CO2 en la atmósfera y con el objetivo de la descarbonización en mente, nos damos cuenta de que la respuesta, una vez más, está en la naturaleza.

Los biomateriales pueden ofrecer una alternativa prometedora a los productos de construcción convencionales porque están hechos de recursos renovables que, generalmente, emiten menos dióxido de carbono en su producción y procesamiento, al mismo tiempo que son más fáciles de reciclar o biodegradar.

Cuando se cultivan de forma regenerativa, también tienen el potencial de ser negativos en carbono, ya que las plantas y organismos como las algas y los hongos eliminan el CO2 de la atmósfera mientras están vivas y lo almacenan en sus células.

Biomateriales en la arquitectura

Además de la tradicional madera, existen otros biomateriales que pueden ser usados en la construcción de edificios:

Bambú

Aunque comúnmente se confunde con un tipo de árbol, el bambú es en realidad una hierba. El bambú es la planta de más rápido crecimiento en el planeta, lo que la hace asequible y rápidamente renovable.

Sus bastones permiten crear estructuras ligeras y flexibles que pueden resistir desastres naturales como terremotos y huracanes.

Linóleo

Es un material biodegradable hecho de materiales de origen vegetal que incluyen aceite de linaza, resina de pino, polvo de corcho y aserrín. Este material se utiliza normalmente como revestimiento de suelos debido a sus características duraderas y resistentes. ¡Perfecto para un suelo biodegradable!

Corcho

Se extrae de la corteza exterior del alcornoque y es un material popular entre diseñadores y arquitectos debido a sus cualidades compostables y fáciles de cosechar.

Un claro ejemplo de la aplicación del corcho en la arquitectura es Cork House, una vivienda en la que se utilizaron bloques de corcho de origen sostenible para construir su estructura de cinco volúmenes que se apoyaba en componentes de madera.

Paja

Sí, sí. Estás leyendo bien, paja. Si estás pensando en el cuento infantil, no. No nos referimos a construir casas de paja. Este material se utiliza a menudo en la construcción, pero en forma de aislamiento renovable y biodegradable.

Dentro de unos años, ¿veremos 2021 como un punto de inflexión en la forma en que se hacen las cosas y se construyen los edificios? ¿Será este el principio del uso de biomateriales en la construcción?

Artículos relacionados

Compare

Introduce el texto